Otros mundos existen

L.H. Morgan sin duda no fué "neutral" en apoyar a los Iroqueses.

Parece que la antropología se esté lentamente liberando de los lastres positivistas y encaminándose hacia el mundo contemporàneo. En el artículo de Low y Merry que abre la reciente recopilación de Current Anthropology Engaged anthropology, diversity and dilemmas (Vol.51, suppl.2, octubre 2010), se subraya qué poco interés demuestran los estudiosos que han revisado los textos hacia los problemas de la objetividad e de la neutralidad, hasta ahora requisitos indispensables para cualquier investigación que busque legitimidad. Quizás la academia esté finalmente reconociendo que la implicación personal y política en las luchas y reivindicaciones de las comunidades con las que se trabaja representan un enriquecimiento, no obstáculos para la creación de un conocimiento válido. Cómo subraya Micheal Herzfeld (2010) en Gentrification, engagement and the neoliberal hijacking of history, es un deber ético de la antropología mostrar la existencia de alternativas al cinismo neoliberal, y hacerlas más accesibles y comprensibles al público.

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Italiano, Catalán