Las Flores del Rancho de Tijuana

Foto de Gema, una de las "Flores del Rancho", Tijuana, 2010.

«Don’t be fooled por el mito y la leyenda: ni Sin City, ni el lugar más feliz de la tierra […] Tijuana no se queda quieta, […] por eso es tan difícil asirla, y por eso es tan fácil poner etiquetas». Rafa Saavedra, Tijuana makes me happy, 2002.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Nuestra compañera Anna BOSCH, fotoreportera, ha estado realizando un trabajo de fotografía participativa en el Rancho Las Flores, colonia de asentamiento espontáneo en Tijuana: barracas y casas de autoconstrucción a menos de un quilómetro de la frontera más transitada del mundo. La fotografía participativa (con la cual tanto Ruidophoto como el CFD de Barcelona llevan años experimentando) implica ofrecer cámaras y rudimentos de fotografía a personas que no están familiarizadas con este medio. La fotografía es un espejo y una ventana: las mujeres («las Flores») del Rancho de Tijuana retratan sus vidas, objetivándolas para reflexionar colectivamente sobre ellas; por el otro lado producen unas imágenes para comunicar hacia el exterior sus vivencias y puntos de vista.

En pocas ciudades los habitantes son influenciados tan profundamente por imágenes construidas desde el exterior: Tijuana se representa alternativamente como borderland o como «centro del universo»; como ciudad sin ley, o como «lugar perfecto» para el turismo yanqui. En este contexto, producir imágenes nuevas, surgidas de lugares externos a los centros de producción de las narrativas dominante, permite explorar las resistencias, evidenciar otras interpretaciones de los estereótipos, poner en duda las imágenes mainstream.

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Italiano, Catalán