El discreto urbanismo de la burguesía

Poblenou en 2006, foto de Horacio Capel. Para la referencia, haz click en la foto

Escribe el compañero del OACU José Mansilla, que al observar cómo un barrio antiguamente poblado de fábricas, y de gent de fàbrica, como el Poblenou estaba sucumbiendo ante un asalto neoliberal que apostaba por el mismo como sede de empresas de alta tecnología y destino turístico, le vino a la mente la película Viva la clase media de José María González Sinde (1980). En ella se relatan las aventuras, contradicciones y vicisitudes de un grupo de afiliados de dicha clase social al Partido Comunista de finales de los sesenta: y es que concentrar nuestra atención sobre la aparición, el fomento y la evolución de las clases medias -y sobre todo de aquellas de izquierdas que incluso poblaban el Ajuntament- es fundamental para entender el giro especulativo y privatizador que ha tomado el supuesto urbanismo “progresista” barcelonés (como también vimos en el caso de Bon Pastor). Cosa curiosa es que la hija del director es la ministra Ángeles González Sinde, autora de una ley terriblemente impopular en defensa de la propiedad intelectual. La gran pregunta es: ¿este fenómeno está destinado a durar, o tendremos la suerte de ver algún cambio?

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Italiano, Catalán