La vida entre los escombros de la Vieja Nanjing

Una pica al aire libre al lado de las obras. Foto: Lin Ye.

Cada investigador que trabaje con transformación urbana sabe que hay un mundo a descubrir en China, donde la escala de los proyectos y entonces la cantidad de desplazados es decenas de veces mayor de lo que conocemos en Europa. La antropóloga Ye LIN nos invita a observar la demolición de un barrio de Nanjing – muy cerca del sitio donde en 2014 se celebraron los Juegos Olímpicos de la Juventud. La zona era habitada sobre todo por migrantes y descendientes de migrantes, y por casi un siglo había sido considerada un barrio de barracas. En 2009 empezaron las demoliciones, y la substitución de las casas originales con enormes edificios residenciales. Los habitantes tuvieron que moverse hacia un barrio de las afuera, o resistir, viviendo entre los escombros en el márgen de la gran zona de obras. Ye estudia el impacto que todo este proceso tuvo sobre los habitantes – los que se fueron y los que se quedaron – concentrándose sobre cómo nuestra idea de “comunidad” influencia la manera en qué juzgamos este tipo de intervenciones; al mismo tiempo, describe en el detalle las estrategias que los habitantes desplegan para gestionar la situación: las transformaciones en el culto de los antepasados, o las estrañas relaciones que costruyen con los trabajadores de la obra. Con este enfoque, lo que hace visible son los márgenes de acción que tienen las personas obligadas en estas complejas situaciones de dispossesión y trauma espacial.

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Italiano, Catalán