El segundo terremoto

En el terremoto de 2009 en L’Aquila, centro de Italia, murieron más de 300 personas. Pero la gestiòn del post-sisma por parte del estado italiano y el cuerpo de Protezione civile provocó un segundo terremoto, casi más devastador que el terremoto real. El gobierno de Silvio Berlusconi (que se enriqueció construyendo new towns alrededor de Milán) propició la especulación de unos cuantos empresarios que supieron sacar provecho de la tragedia, edificando urbanizaciones provisionales que convirtieron L’Aquila en una pesadilla urbana: una extensión indefinida de bloques provisionales y centros comerciales, huérfana de su centro, todavía deshabitado. Los habitantes de L’Aquila, suburbizados en pocos meses, sufrieron un terremoto social que rumpió definitivamente su relación con la ciudad, provocando una multitud de desintegraciones comunitarias y psicològicas.

Siete años después, un nuevo terremoto devastó una zona muy cercana: los Monti Sibillini, y en particular los pueblos de Amatrice, Accumoli y Arquata del Tronto. Hubo centenares de muertos, pero en comunidades mucho más pequeñas: en Amatrice, por ejemplo, murió más del 20% de la población. El gobierno progresista que reemplazó el de Berlusconi, respaldándose en la idea de una gestión diferente que la de las new towns, acabó favoreciendo la huída de los habitantes, primero hacia los hoteles de la costa, luego hacia los núcleos urbanos cercanos. De hecho, la gestión del post-sisma aceleró el proceso de despoblamiento que sufre toda Italia central, todos los pueblos del Apenino – el “hueso de Italia” – así como todas las áreas internas de la península, cada vez más orientada sólo hacia la costa.

Un campo de las ‘Brigate di Solidarietà Attiva’

Se confirma una observación válida también para otras áreas geográficas: la gestión de las catástrofes, asì como las ‘grandes obras’, acelera y fomenta procesos territoriales de larga duración como la suburbización y el despoblamiento, acabando por incrementar aún más la vulnerabilidad de los territorios afectados.

El grupo de investigación Emidio di  Treviri ha estado investigando en el detalle estas dinámicas. El colectivo emerge de la autorganización de las Brigate di Solidarietà Attiva, una red de organizaciones surgidas de la respuesta popular a las faltas institucionales con respeto a las catástrofes naturales, y durante dos años ha conducido una investigación militante en los valles y pueblos que han sufrido el terremoto, analizando tanto la gestión de la emergencia, como las reacciones de los habitantes. Estas son algunas de sus conclusiones:

  • La gestión emergencial del alojamiento a través de soluciones supuestamente temporáneas, que finalmente temporáneas no son, produce una desregulación del territorio, incrementando el consumo de suelo y una urbanización fuera de cualquier planeamiento urbanístico;
  • La reorganización del consumo necesaria en las áreas afectadas acaba fomentando un modelo comercial concentrado en grandes centros comerciales de extrarradio, que desestabiliza las economías productivas locales y fomentando su dependencia de sectores inestables, como el turismo;
  • A nivel político, la gestión aparentemente menos centralizada del seísmo de 2016 ha delegado a los ayuntamientos locales unas decisiones a las cuales no estaban preparados, creando arbitrariedad sobre la aplicación de las normas, y a la vez obstaculando procesos de autogestión local que intentaban prevenir el despoblamiento;
  • A nivel social y económico – y esta es la conclusión más interesante – la gestión del post-terremoto ha incrementado las desigualdades pre-existentes, redistribuyendo los recursos sin tomar en cuenta los contextos y las situaciones específicas de tod@s l@s afectad@s.

emidio copertinaAcaba de salir el libro “En el frente del sisma” publicado por Emidio di Treviri, financiado a través de una campaña colectiva de financiación.

Emidio scuolaDel 21 al 23 de setiembre el grupo Emidio di Treviri organizará (por segunda vez) una escuela de formación en las áreas del terremoto, en la cual se compartiran los resultados de la investigación y a la vez se debatirá sobre la gestión colectiva del desarrollo local, como alternativa a la conversión turística del territorio, a la vez contribuyendo a orientar las siguientes fases de la investigación. Pronto habrá más info y el programa de la escuela en la web y fb de EdT.

TRES POSTS ANTERIORES SOBRE INVESTIGACIÓN MILITANTE, siempre en Perifèries Urbanes: septiembre 2010 Antropología en acción, mayo 2011 Otros mundos existen, junio 2011 El fuego y la palabra.

Sobre la gestion del post-sisma en Italia en general, no os perdais la seccion Sismografie del blog Il lavoro culturale. Y sobre el terremoto de 2016, se vean también:

Respeto a la antropologìa urbana y de la vivienda en Italia en el tiempo de la crisis, se vea el nuevo nùmero de la revista Antropologia dedicada a “Etnografie dell’abitare contemporaneo” y también la nueva revista open source Tracce urbane.

Sobre áreas internas en Italia, véase Vito TETI (2017) Quel che resta, Roma, Donzelli; Felice TIRAGALLO (1999) Restare paese, Cuec editrice; sobre el papel de la cultura, Stefano PORTELLI (2017) Segnali di risveglio dall’osso d’Italia, Napoli Monitor, 6/9/2016

Y más sobre post-catástrofe e institucionalización:rusell barton

Y un viejo post de Periferies Urbanes sobre las dimensiones sujetivas de la vulnerabilidad, cuyo autor es uno de los promotores de la investigación Emidio di Treviri.

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Italiano, Catalán