En las callejuelas de Sur, centro histórico de Aden-Diyarbakir (Kurdistan).

Guerra y gentrificación en Kurdistan

17/10/2016 admin 0
Guerra y renovación urbana se mezclan en el sur-este de Turquía, donde el gobierno está librando una batalla contra el movimiento kurdo, que implica la destrucción de los barrios tradicionales y la deportación de los residentes en grandes polígonos de viviendas públicas.
Collins Street, Melbourne, 1839: los aborígenas observan desplegarse la ciudad colonial de la cual son segregados

Desaprender las raices coloniales de la planificación

28/12/2013 admin 0
De que la planificación urbana, en sí, tuviera algo que ver con el colonialismo, ya nos veníamos dando cuenta. Pero aún no habíamos encontrado un enfoque tan completo como el que ha desarrollado la urbanista australiana Libby PORTER, estudiando el uso de la planificación como instrumento de exclusión espacial de los aborígenes, es decir: el urbanismo como complemento y continuación del colonialismo.
Foto: Stefano Portelli, 2013

El protector de Phnom Penh

21/09/2013 admin 0
Edificios desproporcionados que aparecen casualmente y de golpe; la policía de tanto en tanto aún mata a quien protesta; y los curanderos tradicionales que intentan convertir los millones de fantasmas del país en "antenatos" y protectores de sus tierras. Una visión de la capital de Camboya.
Ruinas de un edificio en la playa de Jaffa, hoy parcialmente demolido y convertido en un museo sionista.

Terrenos vagos: Eyal Weizman sobre urbanismo militarizado

03/05/2013 admin 0
"El conflicto espacial en Palestina ha rearticulado un principio: que para ser gobernado, el territorio tiene que ser constantemente rediseñado. Esto va más allá de la búsqueda de una forma colonial estable, permanente, 'gobernable', sino que apunta sobretodo al hecho que es la naturaleza misma del proceso de colonización que se desarrolla a través de la constante transformación del espacio.
No Picture

La montaña olvidada: geopolítica cotidiana en Sarajevo

28/03/2011 admin 0
¿Sabes cuándo fue la última vez que subí al Trebević? Febrero ’92. Antes iba todos los fines de semana con mi padre. Nunca más he vuelto. Desde ahí cayeron sobre el techo de mi casa 22 granadas. Ahora lo veo todos los días desde mi ventana y quiero sólo que desaparezca”. Bojan, sarajevita de 30 años. Los habitantes de Sarajevo (Bosnia-Herzegovina) ya no suben al monte Trebević, aunque la guerra acabó ya hace 15 años; los restaurantes panorámicos están destrozados, el teleférico que conectaba la montaña a la ciudad no ha vuelto a funcionar, y sobretodo hay zonas en qué aún podría haber minas. Pero no es por falta de dinero que las autoridades federales mantienen el Trebević en este estado de "tierra de nadie": la ciudad dividida conviene a ambos nacionalismos, y una barrera invisible que separe "nosotros" de "ellos" debilita (¡mina!) el proyecto de convivencia postbélico y el sueño de una ciudad que vuelva a ser universal.