¿De quién son los mega-eventos?

El impacto en el nivel "micro": una casa marcada para la demolición en Río. Del video "No, I'm not going to the World Cup" (2013)

Para quién han sido, las Olimpiadas de 2012 en Londres? Para los atletas, los sponsors, los organizadores, el público? O tal vez, fueron para nosotr@s? Nuestra amiga Gynna Millan (del Development Planning Unit – UCL; en 2009 presentó una propuesta para el concurso Repensar Bonpastor) junto a un colectivo de vídeo-entusiastas ha trabajado sobre el impacto del «evento más importante del mundo» en espacios, parques y comunidades locales de Londres. El resultado es un archivo videográfico disponible en la página de Whose Olympics? y un corto documental [ver trailer]. Dos años después podemos seguir preguntándonos: la Copa del Mundo de 2014 en Brasil, para quién será? «A copa do mundo nao e nossa«, escriben unos arquitectos de Río Grande do Sur, citando a Platón. Los mega-eventos son transnacionales, así como también las protestas; pero el discurso de la globalización, que convierte cada evento local en un capítulo más de la misma historia, tampoco es nuestro. Como reflexionábamos en un reciente encuentro del OACU en Barcelona (donde obviamente hay el precedente de los JJOO de 1992), ¡más que las similitudes, nos interesan las diferencias! La antropología tiene que mantener un ojo sobre las correspondencias y las interrelaciones en el nivel «macro», pero explora sobretodo las articulaciones locales, lo incomensurablemente «micro»: lo que no se puede comparar, las especificidades de cada historia, de cada lugar, de cada evento, y el impacto particular de cada fenómeno sobre cada territorio específico.

Esta entrada también está disponible en: Inglés, Italiano, Catalán